LA DESOCUPACION Y LA CRISIS

La recesión mundial golpea las puertas de nuestro país aunque nos neguemos a verlo. Todos los indicadores confiables de producción, evidencian dramáticas caídas desde noviembre pasado y se van confirmando en los primeros meses de este año. Casi con satisfacción algunos exponen el alza de la tasa de desocupación en Estados Unidos, que está superando  incluso al registro oficial de nuestro país.

Lo que parece una ventaja, puede convertirse en un grave problema más adelante. ¿A que me refiero? Todos sabemos lo extremadamente rígido que es nuestro sistema laboral. Esta falta de flexibilidad se ha ido acentuando en los últimos años, por la creciente influencia del sindicalismo oficialista, que ha logrado dar marcha atrás en pequeños cambios y flexibilizaciones operadas a lo largo de los noventa.

El avance de la flexibilidad laboral en los noventa fue escaso y muy tímido y por ello la economía no pudo adaptarse, a las nuevas situaciones desfavorables que se presentaron, en particular a partir de 1998.

La lógica detrás de los intentos de darle rigidez al sistema, es que pareciera otorgarle  mayor protección al trabajador formal que está ocupado dentro del sistema. Cuando llega la crisis las iniciativas tienden a acentuar la rigidez. El aumento de la indemnización por despido ha sido un verdadero paradigma en este sentido. Se pretende hacer tan costoso el despido de manera tal que disuada a la empresa de realizar ningún ajuste en personal. Sólo se admiten a regañadientes cuestiones transitorias y menores, como el adelanto de vacaciones, o las suspensiones con garantías horarias, etc.

La ideología oficial es que los empresarios deben resignar ganancias para financiar a los trabajadores ociosos o en último caso, compensar ganancias anteriores con pérdidas actuales, sin despedir a nadie.

Este sistema rígido puede tener algún efecto disuasivo a corto plazo, pero con delicadas implicancias a mediano y largo plazo. Postergar el ajuste impide adecuarse a nuevas circunstancias del mercado y aprovechar la dinámica de la recuperación, cuando esta se presenta. En el balance las economías como la Argentina, de gran rigidez laboral no crean nuevos empleos formales y se debaten en el estancamiento. Las más flexibles como los Estados Unidos tienen mayor velocidad de adaptación a los vaivenes del mercado, crecen más rápido y crean más empleos, si bien también los destruyen con mayor rapidez en la crisis.

Nuestro modelo de rigidez ha creado un fenómeno muy grave y peculiar, convive con el mercado formal un amplio mercado laboral informal donde trabaja una verdadera “segunda clase” laboral, sin ninguna protección social. Hay una especie de sistema de castas donde los brahmanes son los barones sindicales y sus protegidos y los parias los que deben buscar trabajo, porque son jóvenes o lo han perdido en el sistema formal.

En ese sentido, los empleados públicos nacionales, provinciales y municipales y algunos gremios como el de los porteros han llevado la rigidez laboral hasta el paroxismo. El Jefe de Gobierno de Buenos Aires ha declarado hace poco que de tres empleados del municipio solo dos trabajan efectivamente. Si la ciudad fuese una empresa estaría ya en una quiebra irremediable, con esa relación de productividad, sin embargo nuestro Estado está inmunizado de estos riesgos porque traslada sus desequilibrios al sector privado.

¿Qué podemos esperar entonces?

La inflexibilidad laboral llevará a la quiebra muchas empresas o se traducirá en una maxi devaluación que recomponga los valores salariales reales a un mínimo nivel.

Es curioso, pero en nuestra cultura política y sindical esto se acepta como inevitable pero la flexibilidad laboral, que exhibe la economía estadounidense se considera inaceptable.

Por Ludovico Videla, 11/3/2009.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dr. Ludovico Videla. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s